La limpieza de portales y escaleras es una necesidad de higiene que mejora la calidad de vida de los residentes en cada comunidad de vecinos que al llegar al inmueble observan cómo sus instalaciones están bien cuidadas.

¿Cuál es el protocolo habitual en la limpieza de un portal por parte de una empresa especializada? A continuación, mostramos puntos esenciales en esta hoja de ruta.

Tareas necesarias en la limpieza de comunidades

1. Calendario de tareas.

Esta limpieza no parte de la improvisación sino de la planificación previa en relación con las zonas que hay que limpiar y la frecuencia con la que conviene hacerlo. La frecuencia en la limpieza de las paredes es distinta a las necesidades del suelo, por ejemplo.

Por esta razón, como cada edificio tiene unas características totalmente únicas, la empresa realiza un diagnóstico de la situación para identificar cuáles son las necesidades de limpieza y mantenimiento del portal.

2. Uso de los productos adecuados para cada tipo de superficie.

Esta es una de las cualidades de la limpieza profesional de un portal. Cada tipo de producto propicia el cuidado de la superficie a tratar.

3. Limpieza de escaleras.

Aunque las escaleras que están cerca de la puerta del portal son las más visibles, son igual de importantes aquellas que se encuentran en el último piso. Actualmente, muchos bloques de vecinos también cuentan con sistema de ascensor que propicia el desplazamiento desde una planta hasta otra.

Sin embargo, muchas personas que viven en la primera o en la segunda planta prefieren subir y bajar por las escaleras. Otras, también eligen esta opción por el temor que sienten a montarse en el ascensor.

Por tanto, aunque la técnica mejora la calidad de vida en las comunidades de vecinos, el sistema tradicional de las escaleras sigue siendo una opción habitual en el día a día. La limpieza de la escalera también puede estar condicionada por el efecto de los factores ambientales, por ejemplo, los días de lluvia. Por esta razón, esta limpieza es una necesidad básica en el cuidado diario del portal.

En un solo día, son muchos los movimientos de entrada y salida que se producen en el portal. Por esta razón, la limpieza diaria es especialmente recomendable. Conviene realizar esta labor siguiendo las medidas de seguridad necesarias para señalizar aquellas zonas que están húmedas para evitar el tránsito y el riesgo de una posible caída por parte de uno de los vecinos.

La limpieza de las escaleras favorece la propia higiene de los hogares ubicados en las distintas plantas al no llevar al interior de los pisos el polvo del exterior.

4. La limpieza de un portal se centra no solo en lo visible, sino también, en la eliminación de restos de suciedad que tal vez no se perciben a simple vista pero están ahí.

Por ejemplo, la eliminación del polvo de la barandilla es igual de importante. De hecho, es fundamental utilizar un producto de limpieza con efecto desinfectante en esta zona del portal.

5. Colaboración constante con los vecinos.

Cada comunidad de vecinos tiene su propia filosofía, por esta razón, una empresa de limpieza trabaja en coordinación con los dueños de los pisos para definir la estrategia. Por ejemplo, es especialmente importante concretar en qué momento de la jornada se llevarán a cabo las labores de limpieza.

En relación con el momento adecuado para realizar la tarea de fregar el suelo, es recomendable hacerlo en un momento del día en el que el paso de vecinos es menor. Esto resulta más práctico para los profesionales que se encargan de esta tarea y también mejora los resultados de la propia limpieza.

Esta coordinación con los vecinos es muy importante ya que ellos también tienen una responsabilidad ética en el cuidado del espacio por medio de hábitos positivos. Por ejemplo, conviene evitar tirar papeles al suelo. Del mismo modo, un vecino que llega al portal desde la calle en un día de lluvia puede limpiarse los zapatos en el felpudo para minimizar el impacto del barro en el interior.

6. Limpieza del ascensor.

La frecuencia de uso del ascensor es constante a lo largo del día por el valor funcional que aporta a los vecinos. Su estética cuidada mejora la imagen del propio portal. Muchos de estos ascensores tienen espejos interiores que deben limpiarse para evitar cualquier mancha.

7. Limpieza de paredes y de techos.

Estas zonas son las grandes olvidadas cuando no se realiza una tarea profesional, sin embargo, el polvo también se acumula en esta zona del portal.

8. Jardinería.

Estas labores son igual de importantes en el perfecto cuidado de un portal en el que la estética suma belleza al interior desde el exterior por medio de unas vistas bonitas.

En Bluetietar ofrecemos funciones multiservicios en la limpieza de portales de comunidades de vecinos.