Existen las comunidades de vecinos en quiebra, y muy probablemente conoces casos de impagos por parte de propietarios actuales o anteriores. Todo esto acaba derivando en derramas que tienen que aprobarse para hacer frente a los gastos y, en consecuencia, en un mayor desembolso de dinero por parte de los vecinos que sí que pagan. En los peores casos, puedes encontrarte con comunidades en bancarrota.

Pero ¿sabías que la ley obliga a tener un fondo de como mínimo un 5 % del presupuesto anual que es el que servirá de reserva? El problema es que este dinero no puede gastarse en cualquier cosa y, además, muchas comunidades no disponen de él a pesar de lo que dice la legislación.

Vamos a ver primero por qué las comunidades de vecinos acaban a veces en estas situaciones. Después te hablaremos de algunas medidas que pueden ayudar a evitarlas.

¿Por qué hay comunidades de vecinos en quiebra?

En primer lugar hay que mencionar a los propietarios morosos que, por motivos diversos, no pueden hacer frente a los pagos. Esto hace que la comunidad, o bien disponga de menos dinero, o bien tenga que exigir pagos superiores al resto de los propietarios. Sin embargo, hay que decir que este es solo uno de los posibles casos, si este es tu caso te recomendamos leer nuestro post, 5 soluciones contra morosos en una comunidad de vecinos.

También puede suceder que un vecino tenga una mala situación económica y por lo tanto el banco le haya embargado el piso. El problema es que pasa un tiempo hasta que la propiedad pasa a estar oficialmente registrada a nombre de la entidad bancaria. Mientras tanto, se irán exigiendo los pagos al anterior propietario que, aunque figura como tal, ya no lo es. Hasta que todo se resuelva puede pasar un tiempo durante el que tu comunidad no recibirá dinero en concepto de esta propiedad. No obstante, este no es el peor escenario, ya que al final la entidad financiera se hará cargo de la deuda; el problema viene por el retraso en los pagos, que puede originar problemas.

Una peor situación es que haya varios pisos pertenecientes a una promotora y que esta entre en quiebra, de modo que acabe cayendo en el impago. Sí que es cierto que la Ley de Propiedad Horizontal, en su artículo 9.1 establece que el nuevo comprador -cuando lo haya- tiene que hacer frente a estos gastos. Sin embargo, solo son imputables las cantidades que correspondan al año en el que se adquiere la propiedad y al anterior. Imagina, pues, que el problema lleve prolongándose durante cinco años; como mucho podrás recuperar las cuotas de dos de ellos, pero tu comunidad de vecinos habrá perdido mucho dinero.

Se puede presentar un pleito contra las promotoras cuando esto sucede, pero lo cierto es que dicho proceso solo merece la pena si hay un número significativo de propiedades afectadas.

Consejos para ahorrar en la comunidad

Como has podido ver, los impagos son una de las principales causas de las comunidades de vecinos en quiebra. Lo que tú puedes hacer es llevar a cabo una buena gestión para tener controlado que todos los vecinos paguen. En supuestos como los dos anteriores que te hemos explicado, está en manos de los legisladores ofrecer mejoras.

Al margen de esto, lo que sí que tienes que procurar es que los gastos de la comunidad estén optimizados. Por ejemplo, se puede ahorrar en la luz de la comunidad apagándola durante las horas centrales del día siempre que las instalaciones estén bien iluminadas. En cualquier caso, es una buena idea instalar sensores de luz que hagan que esta se apague cuando no hay nadie. Es bastante frecuente que los vecinos olviden apagar las luces del vestíbulo y los pasillos y esto termina por ocasionar, con el paso del tiempo, un importante coste económico.

Por otro lado, ¿es necesario tener siempre encendida la calefacción central? Puedes optar por apagarla cuando el sol dé directamente en las instalaciones, ya que en estos momentos suele hacer más calor de forma natural. ¿Otras opciones? Mantener una temperatura más suave o apagar la calefacción en horas en las que pocos vecinos hacen uso de las zonas comunes.

A veces se tiende a infravalorar lo que supone este tipo de gastos, pero lo cierto es que ahorrar en ellos comporta una gran diferencia en las cuentas de la comunidad. Una buena gestión al respecto y un control de los pagos, mediante el que se exijan las cuotas pendientes siempre que sea necesario, son claves para evitar que tu comunidad de vecinos entre en una situación económica complicada.

Ya has visto por qué hay comunidades de vecinos en quiebra y qué es lo que tú puedes hacer para evitar que suceda con algunos consejos para ahorrar en la comunidad. Si necesitas ayuda para gestionar la tuya, ponemos a tu disposición una gran variedad de servicios, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros.