El mantenimiento del jardín de tu comunidad de propietarios puede realizarse a través de una empresa multiservicios o de un jardinero profesional, pero en todo caso siempre es importante que sepas qué acciones son necesarias en cada época del año para garantizar su buen aspecto y la salud de las especies plantadas. Te explicamos cómo cuidar tu jardín al acabarse el verano y llegar el otoño, con sus días más cortos y temperaturas más bajas.

La limpieza

Si hay una acción de mantenimiento del jardín que debe realizarse todo el año es la limpieza. Cuando acaba el verano, los árboles de hoja caduca pierden muchas hojas, por lo que es el momento de empezar a intensificar la limpieza de la zona exterior de tu comunidad de propietarios.

Además, si en tu comunidad hay piscina o algún otro espacio de ocio al aire libre, ten en cuenta que durante el verano el paso de gente es muy elevado. Por lo tanto, es muy probable que toda la zona acabe todavía más sucia de lo normal. Una limpieza exhaustiva es el primer paso para empezar a cuidar el jardín de cara al otoño.

Control de plagas

El calor del verano hace que se reproduzcan numerosos insectos, y los jardines atraen a muchos de ellos. Mantener el jardín de tu comunidad de propietarios en buen estado de cara al otoño pasa por podar y desbrozar los árboles y arbustos y recoger toda la suciedad donde puedan desarrollarse estos animales.

Adiós a las malas hierbas

Las lluvias del final del verano pueden multiplicar la aparición de malas hierbas entre tus plantas favoritas del jardín comunitario. Eliminarlas ayudará a que el resto de especies se desarrollen mucho mejor. Recuerda que pueden hacerse desaparecer manualmente o con la aplicación de herbicidas, en caso de que haya una gran extensión de terreno. Es mejor que lo comentes con los profesionales encargados, que te asesorarán sobre la mejor opción para tu jardín en concreto.

Igualmente, se recomienda retirar las flores secas que empiecen a aparecer, algo que mejora la estética de la planta y, además, la refuerza a nivel vital.

El riego en otoño

El jardín de una comunidad de vecinos cambia de manera importante del verano al otoño. Por lo tanto, debes adaptar las rutinas de riego a las nuevas especies plantadas y al cambio de temperaturas e incremento de la humedad que implican estos meses.

Si cuentas con un sistema de riego automático, es también el momento de repasar su funcionamiento para asegurar el correcto cuidado de las plantas en los duros meses del invierno.

El césped

Otro de los cuidados indispensables del jardín de tu comunidad de propietarios a las puertas del otoño es la renovación del césped dañado, ya sea a base de cuadros de césped o de semillas. Antes de plantarlas, debes airear el suelo y abonarlo para asegurar la fertilidad del suelo.

Usar una desbrozadora y un cortacésped es también esencial para recortar e igualar el césped ya plantado.

Asimismo, al acabar el verano muchos profesionales también optan por hacer una escarificación del césped. Este proceso consiste en hacer cortes de 3 o 4 cm, para eliminar las zonas secas o dañadas. Hacer este proceso antes de la siembra también ayuda al mejor crecimiento del césped

Mantenimiento de las plantas

El otoño es el momento más adecuado para hacer esquejes, que te permitan reproducir tus plantas preferidas. Ten en cuenta que en esta época del año el clima es lo suficiente suave para su desarrollo.

También es la época más adecuada para podar y, de esta manera, fortalecer las plantas de cara a los rigores del invierno. De esta manera, podrás ver como tus plantas se desarrollan correctamente.

Un buen complemento para el cuidado de las plantas a la llegada de los meses de otoño es la instalación de tutores y guías, que ayuden a las plantas a crecer bien pese a los tradicionales vientos fuertes que se dan en esta época del año.

Recogida de hojas secas

Desde que se inicia el otoño, las hojas van cayendo y pueden llegar a acumularse en el suelo. Esto, además de poco estético, tiene otros efectos negativos, como el aumento de plagas y de la humedad del suelo.

Hay que tener en cuenta que estas hojas son la base para hacer compost, por lo que también ahorrarás un dinero al recogerlas. Si el jardín es pequeño, un rastrillo será suficiente, pero ten en cuenta la existencia de los sopladores de hojas, que aligeran de manera espectacular su recogida.

¿Quieres hacer un buen mantenimiento del jardín de tu comunidad de vecinos? Sigue estos consejos y te asegurarás de que esta zona exterior de tu casa entra en los meses de otoño luciendo un buen aspecto, además de conseguir que las especies plantadas estén en las mejores condiciones posibles en todo momento.