Tips para ahorrar agua en comunidad de propietarios

Los gastos de la comunidad suelen poder reducirse simplemente manteniendo unos buenos hábitos entre todos. En este caso, vamos a hablarte del ahorro de agua, y es que un consumo responsable siempre tiene sus beneficios. ¿Cómo se puede ahorrar en este bien tan preciado? Te lo explicamos. Si consigues que calen estos hábitos y medidas en tu comunidad de propietarios, seguro que pronto notarás los resultados.

Control del consumo de agua: ¿qué medidas pueden tomarse?

Un buen mantenimiento

Lo primero respecto al control del consumo de agua, e imprescindible para que el resto de las medidas se noten, es llevar un buen mantenimiento de las instalaciones. Por ejemplo, si hay fugas en algún sitio, es inevitable seguir desperdiciando agua por más que el resto de los hábitos de consumo sean responsables. Lo primero que habrá que hacer, entonces, es reparar cualquier avería que pueda ocasionar un mal uso del agua.

Mantenimiento de la piscina

¿A qué vecino no le gusta contar con una piscina en el propio edificio? La verdad es que se trata de una instalación muy atractiva, pero no se puede obviar el hecho de que se gasta mucha agua. Sin embargo, pueden tomarse medidas para que el gasto sea menor. ¿Por ejemplo? Preocuparse de que siempre esté limpia; de esta forma no habrá que cambiar el agua tan a menudo y, por lo tanto, el consumo será más reducido. Para lograrlo, una buena idea es contar con un servicio profesional de mantenimiento de piscinas.

Por otro lado, en verano el agua se evapora, y es algo que en muchas ocasiones no se tiene en cuenta. Lo que se puede hacer es instalar una lona para que, cuando no se esté utilizando la piscina, el calor no evapore tanto el agua. Aunque uno pueda pensar que no se va a notar demasiado, lo cierto es que todo contribuye al ahorro.

Una correcta limpieza

Por supuesto, en la limpieza también se utiliza bastante agua. Es importante, no obstante, no usar más cantidad de la necesaria. Por ejemplo, a veces un cubo lleno de agua es suficiente y no hace falta usar una manguera. Sin embargo, es habitual ver a gente limpiando las zonas exteriores con manguera, aunque estén desperdiciando una gran cantidad de agua. Plantea esta cuestión en tu comunidad de vecinos, ya que se trata de un hábito muy sencillo que se puede adoptar sin ocasionar grandes trastornos.

Por otro lado, si tu comunidad cuenta con piscina, una buena idea es reutilizar el agua para limpiar cuando se vaya a renovar. Recuerda que a veces el ahorro se consigue con estas pequeñas acciones.

Vigila tu jardín

¿Te haces una idea de cuánta agua es necesaria para regar el césped? No es poca, y existen alternativas como la grava o unas baldosas bonitas que crean un buen efecto en el jardín y no necesitan agua. Por otro lado, a veces nos empeñamos en tener determinadas plantas que no son propias de nuestro clima. Ten en cuenta que una planta que venga de una zona con lluvia abundante va a ser exigente en cuanto al riego; en cambio, aunque haga falta regar una planta autóctona, esta se adaptará perfectamente al clima del lugar y a veces incluso será suficiente con la lluvia.

Por otro lado, un profesional de la jardinería sabrá cuándo es mejor regar. Por ejemplo, es más eficiente hacerlo en horas de poco sol que a pleno mediodía en verano. Contar con alguien que sepa lo que hace es un punto a favor del ahorro.

Cambiar los hábitos diarios

Hasta ahora hemos hablado de cosas que se pueden hacer a un nivel más general, pero ya decíamos que a veces la clave del ahorro está en las pequeñas cosas. Por eso, lo primero que debes hacer es dirigirte a los vecinos y explicarles cómo pueden reducir su consumo de agua en el día a día. Por ejemplo, si hubiera una fuente en el jardín comunitario, es importante que la gente la cierre al terminar de usarla. No es raro encontrarse con grifos abiertos en zonas públicas, y la verdad es que esto provoca un desperdicio totalmente evitable.

Por otro lado, unos buenos hábitos en el día a día pueden suponer también un ahorro en las facturas del hogar de cada vecino, por lo que ciertos consejos son útiles también a nivel particular. Por ejemplo, no dejar el grifo abierto mientras uno se lava los dientes o poner el lavavajillas en marcha solo cuando esté lleno son acciones muy simples, pero que ayudan y se notan.

Ya has visto que el ahorro de agua está en tu mano y en la de los propietarios, pero también se puede lograr mejorando los servicios de la comunidad. Recurre a una empresa multiservicios como BlueTietar y tendrás todo lo que tu edificio necesita. Contamos con profesionales capacitados que te ofrecerán un excelente resultado.

imagen